Xalapa, Veracruz, México. 20 de December de 2014      

LEONA VICARIO

“La mujer fuerte de la Independencia”

(1789-1842)

Leticia Muñoz

Leona Vicario

Leona Vicario

Una de las primeras mujeres reconocidas como protagonistas de nuestra historia nacional es Leona Vicario, mujer de grandes y heroicas acciones.

Hija del comerciante español Gaspar Martín Vicario, originario de Ampudia, Palencia, y de la criolla Camila Fernández de San Salvador y Montiel, nativa de Toluca, nuestra heroína, nacida en la ciudad de México el 10 de abril de 1789, recibe los nombres de María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador.

Mujer de enérgico carácter, al quedar huérfana en la adolescencia permanece bajo la custodia de su tío, el doctor en leyes y respetable abogado Agustín Pomposo Fernández de San Salvador. Gracias a los bienes heredados de sus padres, y a la formación que va obteniendo de pequeña, adquiere una esmerada educación: comienza el cultivo de las ciencias, las bellas artes, incluso la pintura y el canto, así como la buena literatura, cuyas lecturas, de lo más diversas, iban de las grandes obras filosóficas, a las religiosas.

Así, de acuerdo con sus biógrafos, Leona Vicario crece en virtud y sabiduría, aunque dotada de un espíritu rebelde y libre, sin admitir la menor tutela que impida su desarrollo tanto en lo que se refiere a sus lecturas, como a sus amistades y a su actividad social.

“…Me llamo Leona y quiero vivir libre como una fiera…”

Pronto la vida de Leona Vicario ha de cambiar. Al bufete de su tío y tutor Agustín Pomposo se presenta para trabajar Andrés Quintana Roo, recién llegado de Yucatán, de quien esta joven se enamora y con quien comparte, además de sus lecturas, sus ideas políticas, de libertad, y colabora llena de entusiasmo en favor de la protesta criolla por los acontecimientos que se sucedieron en Nueva España a partir de 1808. Andrés Quintana Roo abandona la capital para alistarse en el Ejército Insurgente que lucha en Oaxaca bajo las órdenes de José María Morelos y Pavón. Leona, en lugar de lamentarse, alienta a su novio, ya que ambos tenían grandes esperanzas en la independencia de la Nueva España.

Y mientras Andrés lucha en Oaxaca, Leona comienza a ayudar clandestinamente al ejército republicano; actúa como mensajera de los insurgentes, da refugio a fugitivos, envía dinero y medicinas y colabora con los rebeldes, entregándoles recursos, noticias e información de las novedades que ocurren en la corte virreinal y anima a los jóvenes a enlistarse. Más de veinte años después, el 2 de abril de 1831, Leona Vicario escribe a Lucas Alamán una bella carta llena de hermosos conceptos de enaltecido patriotismo:

“…Mi objeto en querer desmentir la impostura de que mi patriotismo tuvo por origen el amor, no es otro que el muy justo deseo de que mi memoria no pase a mis nietos con la fea nota de haber yo sido una atronada que abandoné mi casa por seguir a un amante. Todo México supo que mi fuga fue de una prisión y que ésta no la originó el amor, sino el haberme apresado a un correo que mandaba yo a los antiguos patriotas. Confiese Vd sr Alamán que no sólo el amor es el móvil de las acciones de las mugeres: que ellas son capaces de todos los entusiasmos y que los deseos de la gloria y de la libertad de la patria, no les son unos sentimientos extraños; antes bien suele obrar en ellas con más vigor…”

En 1812 convence a unos fabricantes para que se sumen al bando insurgente. Se traslada a Tlalpujahua, lugar de nacimiento y localidad en la que estaba instalado el campamento de Ignacio López Rayón, donde se dedican a fabricar fusiles “tan perfectos como los de la Torre de Londres”, según el historiador, filósofo y teólogo Carlos María de Bustamante.

Estas nuevas actividades de la pequeña Leona son descubiertas por su tío, quien la confina a su casa bajo vigilancia. Poco después, las autoridades interceptan uno de sus correos que la delata, por lo que es vigilada y perseguida cada vez más de cerca.

En marzo de 1813 la Real Junta de Seguridad y Buen Orden, creada al producirse el levantamiento de Dolores, decide intervenir y le impone un largo proceso, en el que fueron apareciendo los documentos que la inculpan gravemente, entre otros, los relativos a sus intentos de huida para pasarse al campo de los rebeldes.

Para escándalo de su tutor, se le interna en el Colegio Belén de las Mochas en la Ciudad de México donde es interrogada y donde son presentadas las pruebas y diligencias judiciales que figuran en las Actas que reproduce su biógrafo Genaro García:

“…Su simple lectura convence del valor y nobleza excepcionales de Leona, cuya actitud parece muy superior a la de tantos insurgentes que se hallaron en parecidas circunstancias…”

Declarada culpable, en lugar de ser trasladada a la cárcel de la corte es apresada en el mismo Colegio de Belén, hasta que el 23 de abril de ese año la libera un grupo de caballeros disfrazados de fuerzas reales, según se dice, bajo el mando de Andrés Quintana Roo, que la mantiene oculta durante unos días y logra más tarde su salida de la capital, simulando ser arrieros.

Leona Vicario, acompañada de otras mujeres, camina con la cara y los brazos teñidos de negro, sentadas sobre unas cajas con apariencia de cueros y hortalizas que, al parecer, iban repletos de tinta de imprenta, además de letras y moldes de madera para así lograr la elaboración del periódico de los rebeldes. Empeñada en seguir colaborando con la insurgencia, huye de la capital rumbo al campamento de Oaxaca. A partir de entonces su vida coincide con la del intelectual y político yucateco Andrés Quintana Roo con quien, al poco tiempo, contrae matrimonio.

En la ciudad de Oaxaca se encuentra con el resto de sus amigos, entre ellos Carlos María de Bustamante quien escribe a Morelos contándole las aventuras de la joven; éste, preocupado por su situación, le escribe a Leona desde Chilpancingo lamentando los hechos, por un lado, y por otro, le informa que será recompensada con una retribución económica en nombre del Supremo Congreso.

Siguiendo al Congreso a lo largo de 1814 y gran parte de 1815, se mantiene esta heroica mujer acompañando a su marido, que entonces se desempeña como Diputado, Vicepresidente y Presidente en funciones de la Asamblea Popular, sucesivamente, mientras se elige generalísimo a Morelos, se proclama la Independencia de la América mexicana y se da a conocer, en Apatzingán, el texto de la Constitución Mexicana. Entretanto Leona, siempre al lado de su esposo, comienza la producción de los periódicos que se editan gracias al impulso de Quintana Roo: El Ilustrador Americano y el Semanario Patriótico Americano.

José María Morelos y Pavón es capturado y muerto en 1815, al tiempo que es disuelto el Congreso por las propias facciones insurgentes enfrentadas. Leona y Andrés se esconden en la zona de Michoacán. Delatados, Leona es capturada en una cueva cuando recién da a luz a su primera hija, Genoveva quien es bautizada por Ignacio López Rayón. Andrés Quintana Roo pide clemencia en favor de su esposa y promete entregarse. La petición es aceptada por el virrey y, así, se acogen al indulto y son confinados en la ciudad de Toluca, donde permanecen en completo retiro hasta 1820, año en que se celebra en esa ciudad el acontecimiento de la jura de la Constitución de Cádiz. Leona, ante este suceso, escribe un poema titulado La libertad y la tiranía:

Desaparece la oscura Tiranía:
Incierta y triste por los aires vaga

Viene pues, por el México anunciando
Que ya la libertad reina en España,
Cuyo duro dominio a Tiranía
Cambiará presto en amistosa alianza.

(Imprenta de J. Bautista Arispe. México, 1820)

En agosto de ese mismo año regresan a la ciudad de México. Consumada la independencia y en compensación por la pérdida de sus bienes familiares, el Congreso de la República concede a Leona Vicario, en sesión celebrada el 8 de agosto de 1823, una liquidación monetaria, una hacienda de labor, y ganado, en los llanos de Apam, Hidalgo, así como tres casas en la ciudad de México. En 1821 nace su segunda hija, a quien llaman María Dolores, en recuerdo de la villa en la que Hidalgo promulgó la rebelión de 1810.

El 24 de enero de 1842, tras luchar con la penosa enfermedad que la aquejaba, fallece doña Leona Vicario de Quintana Roo en su casa de Santo Domingo. Sepultada en el Panteón de Santa Paula, su cuerpo es exhumado el 28 de mayo de 1900 y sus restos trasladados a la Rotonda de los Hombres Ilustres junto con los de su inseparable compañero Andrés Quintana Roo. A partir de 1925 esta heroína encuentra por fin su reposo eterno y nuevamente, al lado de su esposo, descansa en la cripta de la Columna de la Independencia junto a otros caudillos de la Guerra de Independencia.

México la sigue recordando y diversos municipios de la República llevan su nombre, aunque recordemos que en 1827 el Congreso del Estado de Coahuila y el de Texas acordaron llamar a la villa de Saltillo Leona Vicario, constando en el expediente de concesión la respuesta agradecida de “la mujer fuerte de la Independencia” como ya era por entonces conocida, y que su nombre continúa resplandeciendo, ya que está inscrito con letras de oro en el Muro de Honor del Palacio Legislativo.

Comenta la nota

Advertise Here

Monólogos y Diálogos

  • Monólogos y diálogos
    Enero 8, 2012 | 12:03 am

    El sentido del humor es, también, el sentido de la vida.

    Si sabes reír, sabes vivir.

    Si piensas, ¿piensas realmente qué piensas?

    La vida tiene más salidas que entradas.

    Siempre hay por qué luchar y por qué existir e incluso por qué morir.

    Las casualidades ayudan a crear leyendas. Las leyendas, por su parte, más casualidades.

    Incluso cuando caminas de una [...]

  • RSSLeer más noticias en... Monólogos y Diálogos »

Deportes

  • Ayuda contra el estrés
    Diciembre 18, 2014 | 12:01 am

    Terminamos, en esta ocasión, con algunas sugerencias para reducir, y si es posible, eliminar el estrés tan popular en este tiempo.
    6. Aléjate de los dramas familiares. En las reuniones familiares, es común que la gente regrese al pasado y se comporte de maneras que provoca incomodad y estrés incluso a las personas más seguras y [...]

  • RSSLeer más noticias en... Deportes »

Imagenes del Día

Cartones...

  

Cartelera

  • CARTELERA
    Diciembre 18, 2014 | 12:03 am

    Viridiana Muñoz Sánchez

    EXPOSICIONES:
    * Impulsando la difusión al arte y en el marco de eventos de talla internacional que se realizaron en la ciudad de Veracruz, el Gobierno Municipal de Veracruz que preside Ramón Poo Gil, invita a la ciudadanía en general a disfrutar de la exposición “El arte que nos une”, que se exhibe [...]

  • RSSLeer más noticias en... Cartelera »

Cultura...

CARTELERA

18 Diciembre 2014

Viridiana Muñoz Sánchez EXPOSICIONES: * Impulsando la difusión al arte y en el marco de eventos de talla internacional que se realizaron en la ciudad de Veracruz, el Gobierno Municipal de Veracruz que preside Ramón Poo Gil, invita a la ciudadanía en general a disfrutar de la exposición “El arte que nos une”, que se exhibe [...]

Leer la nota completa...

Comentarios (0)

ANOTACIONES

18 Diciembre 2014

Rinden homenaje a la coreógrafa Guillermina Bravo a un año de su fallecimiento Viridiana Muñoz Sánchez Con los acordes musicales de Silvestre Revueltas, en obra La noche de los mayas, pero también con música del estadounidense Philip Glass e incluso con una pieza de tambora sinaloense, los discípulos de la coreógrafa mexicana Guillermina Bravo (Chacaltianguis, Veracruz, 13 [...]

Leer la nota completa...

Comentarios (0)

EX LIBRIS

18 Diciembre 2014

El centenario “Platero y yo”, la obra infantil no escrita para niños BERNARDO GONZALEZ SOLANO A comienzos de 2014, el domingo 12 de enero publicamos una EX LIBRIS dedicada al “Año de Juan Ramón Jiménez” que se conmemoraría con motivo del centenario de la obra maestra del Premio Nobel de Literatura 1956, Platero y yo que apareció [...]

Leer la nota completa...

Comentarios (0)

EX LIBRIS

11 Diciembre 2014

Modiano, el Nobel de Literatura: prisionero de su tiempo y el último testigo BERNARDO GONZALEZ SOLANO Para haber nacido en una generación en la que a los niños no se les dejaba hablar, ni se le tomaba en cuenta en las reuniones de adultos, en las que excepcionalmente participaban, razón por la cual Patrick Modiano (Boulonge-Billarcourt, 1945), [...]

Leer la nota completa...

Comentarios (0)